La efectividad del tratamiento con camara hiperbarica depende de la presion | BioBarica Pacientes

La efectividad del tratamiento con camara hiperbarica depende de la presion

¿Cuál es la relación entre la presión de tratamiento y los resultados médicos? ¿Se puede establecer una curva de dosis/respuesta en función de la presión de tratamiento y el tiempo de exposición? Para responder estas preguntas, el Dr. Gustavo Javier Breitbart, médico hiperbarista, introduce el concepto de eficiencia y sus diferencias respecto a efectividad.

En resumen, la efectividad de un tratamiento es lograr los objetivos propuestos en términos absolutos. Para el concepto de eficiencia la efectividad es una condición necesaria pero no suficiente, ya que aquel incluye otros conceptos como efectos adversos, trastornos a corto, mediano y largo plazo, sensaciones del paciente en relación a su enfermedad y tratamiento, etc.

Asumiendo que a mayor presión también es mayor la cantidad de O2 disuelto en sangre, es lógico esperar mejores resultados clínicos asimilando una relación directa entre presión y resultados. Esto puede ajustarse a la realidad en tratamientos específicos como intoxicación gaseosa y presencia de Clostridium. En estas condiciones clínicas, indudablemente es necesaria una alta concentración de O2 ya sea para desplazar otro gas o para inhibir la producción bacteriana de toxinas (de acuerdo a la literatura, cuando la presión de O2 es de 250 mmHg se inhibe la producción de toxina por parte del Clostridium).  Para otras patologías, el tema no es tan contundente.

Pocos trabajos comparan los resultados clínicos de tratamientos a diferentes presiones con respaldo en investigación básica, observando que algunos estímulos descriptos y aceptados, producidos por HBOT, son mejores a bajas presiones (1,5 ATA) o no hay diferencia con los observados a 2 ATA.  Una evaluación de una suerte de curva dosis-respuesta para un efecto determinado sería muy útil para poder afrontar este tema con mayor certeza.

En relación a los efectos adversos y la toxicidad del O2, estos tienen relación directa con la presión a la que fue expuesta el paciente, de forma tal que son prácticamente inexistentes a presiones menores de 1,5 o 1,8 ATA.

“La totalidad de los médicos que he relevado que utilizan cámaras a presiones de 1,4 a 1,5 ATA coinciden en resaltar los excelentes resultados clínicos obtenidos con sus pacientes, en particular en tratamiento de heridas y cuadros neurológicos como PC y Parkinson. Sin duda, las cámaras monoplaza de baja presión son más agradables, más “habitables” y el paciente se encuentra mucho más cómodo y relajado, las presiones de tratamiento se alcanzan en forma más rápida y el tratamiento que se obtiene es de 1 hora neta, es decir, 1 hora a presión de 1,4 ATA”, dice Breitbart.

Es en este contexto donde el concepto eficiencia toma relevancia. Las cámaras de baja presión tienen un menor costo, son más “amigables” y habitables para los pacientes, son portátiles, permite un mayor tiempo neto de tratamiento. Todos los pacientes relevados refieren sentirse muy cómodos siendo el convencimiento y la credibilidad del paciente en un tratamiento médico, un aspecto fundamental para su recuperación.

Como todo tratamiento médico, el éxito del mismo depende entre muchos factores, de la indicación adecuada y el conjunto de acciones que el médico debe aplicar en cada patología. Los excelentes resultados clínicos observados utilizando cámaras de baja presión aseguran que se ha ganado eficiencia disminuyendo en forma importante la relación costo/eficiencia.

El TOHB no cura en sí mismo. Es una herramienta que el médico debe utilizar como coadyuvante, sumando al tratamiento habitual de su especialidad mayor eficiencia terapéutica mediante la fuerte  hiperoxia que brindan las cámaras hiperbáricas. El TOHB ha demostrado una alta efectividad en una gran cantidad de patologías, rompiendo el mito que el TOHB sólo es útil para intoxicaciones por gases como el CO, gangrena y cicatrización de heridas sólo en pacientes con DBT. Su aplicación es sencilla y no invasiva y utiliza como “droga” al O2 siendo casi inexistentes los efectos adversos.

 

Leave A Comment